sábado, 17 de noviembre de 2012

13. Revolución mexicana y los derechos humanos (18/11/12)


REVOLUCIÓN MEXICANA Y LOS DERECHOS HUMANOS

 

                        Maribel LIMA ROMERO

 

En nuestro país la evolución del reconocimiento jurídico de los derechos humanos tiene una profunda raíz histórica y política desde la lucha de independencia, hasta la formación de organismos no gubernamentales como la Comisión Nacional de los Derechos Humanos.

 Si bien es cierto que para los primeros años del siglo XX el país   tenía un desarrollo económico sin precedentes gracias a las políticas adoptadas por Porfirio Díaz, estas políticas estaban dirigidas para el beneficio de unos cuantos como políticos, terratenientes y   empresarios tanto nacionales como extranjeros. Esto provocó un gran descontento entre los menos beneficiados que eran la mayoría de la población campesina trabajadora.

 Este descontento inició cuando Porfirio Díaz llegó a la presidencia en 1876 tras una lucha por evitar la reelección pues decía que era un obstáculo para el progreso del país. A pesar de esto modificó la Constitución para permitir la reelección de manera indefinida, por lo que permaneció en el poder más de 30 años, hasta que en 1911 los obreros y campesinos liderados por intelectuales de pensamiento liberal, lo obligaron a dimitir, pues el pueblo estaba cansado de que el beneficio para el círculo exclusivo se diera a costa del sacrificio y la calidad de vida de los explotados.

 El desconocimiento que se hizo durante el régimen de Porfirio Díaz de la mayoría de las necesidades de la población trajo como consecuencia natural la Revolución Mexicana en la que se postulaba la creación de un “Estado que represente a toda la sociedad y terminar con aquél régimen sometido al dominio de los propietarios privados” , y es en la Constitución de 1917 donde se reconocen las demandas y derechos del pueblo.

 En la Constitución la protección de los derechos humanos se acentúa especialmente a dos principios básicos: la libertad y la igualdad. Estos derechos no son regulados solo en nuestro país, sino en toda la sociedad y se vinculan con el proceso de desarrollo y de evolución reflejado por un Estado.

 Podemos notar un contraste en el comportamiento que se ha observado sobre el tema, pues aunque en sus orígenes nuestro país estuvo a la vanguardia en temas como la abolición de la esclavitud en 1810 y al ser el primero en el mundo en reconocer e incorporar a la Constitución los derechos de trabajadores del campo y de la ciudad, cada vez se va haciendo más notorio un retroceso en aspectos como el respeto de los derechos de las mujeres pues fuimos de los últimos países de América Latina en reconocer su derecho en el ámbito político hasta 1953.

 Uno de los principales derechos que se reclamaban en la revolución fue el derecho al reparto de la tierra contemplado en el artículo 27, pues se ha mencionado que estaba en manos de los influyentes, por lo que se le atribuía ahora a la tierra un elemento de equilibrio de la riqueza pública, no con fines caprichosos individuales

 Otro de los derechos principales que se demandaban era el de un trabajo y salario dignos, porque las remuneraciones eran bajas y el trato que los obreros recibían del personal norteamericano y de algunos capataces era humillante. Fue por este escenario tan desigual que se presentaron diversas manifestaciones entre las que destaca la huelga de Cananea que comenzó el 1° de Junio de 1906.

 Cananea fue el primer brote de Sindicalismo moderno mexicano, la primera lucha por la conquista de la jornada de 8 horas y un salario mínimo suficiente para satisfacer dentro de un marco las necesidades del trabajador y su familia.

 Este acto marcó precedente pues a partir de este momento se contempla como un rubro apartado y surge el artículo 123, que sirvió de precursor para la ley Federal del Trabajo y la Ley del Seguro Social.

Hablar hoy en día sobre la constitución es abrir un debate de puntos de vista opuestos (por no decir intereses opuestos) entre gobernantes y gobernados, pues a pesar de que se supone que las modificaciones que se han hecho son para responder a la movilidad política, económica y social, se han visto beneficiados más unos que otros.

 En un principio los derechos que se procuraron en la Revolución Mexicana y en la Constitución de 1917 fueron los sociales centrándose en aspectos laborales, educativos, de seguridad social y familiar, sin embargo hoy en día con el auge de la globalización los derechos humanos se han proyectado en la realización de pactos tanto regionales como internacionales profundizando en los derechos de las minorías ya sea étnicas o culturales, además del cuidado del medio ambiente, y es precisamente por esto que han salido a la luz todo tipo de arbitrariedades que se cometen violando derechos de los trabajadores, y en especial de las mujeres, que a pesar de existir un convenio con la Organización Internacional del Trabajo, éste no se ratificó y como consecuencia se dan los casos en los que la mujer no recibe el mismo salario que un hombre por el mismo trabajo.

 Desde mi punto de vista es imperante que en el país los gobernantes se preocupen por   acortar la distancia entre la constitución escrita y la realidad, pues los derechos de los ciudadanos son la finalidad de la asociación política, y queda más que obviado el incumplimiento de sus obligaciones ante la sociedad sin desquitar sus altísimas remuneraciones que reciben al presentarse en la actualidad problemas de índole tan elemental como es la seguridad, sin dejar de tomar en cuenta la impunidad de los criminales en gran medida por las arbitrariedades que comenten las autoridades motivadas por los sobornos que no solo tocan el ámbito penal, sino que hasta han llegado a ser parte de los procesos burocráticos.

 Sin lugar a duda se está presentando una situación similar en la que el pueblo se está cansando de los abusos de las autoridades, del favoritismo que se le da a una minoría de ricos, dejando de lado las necesidades de una mayoría menos afortunada y se hace vital atender estas situaciones y valorar y generar conciencia de lo que se ha conseguido a costa de la vida de miles de personas, pues bien es dicho que “aquel que no conoce su historia está destinado a repetirla”. 

2 comentarios: